Eduardo Longoni © Eduardo Longoni


Eduardo LongoniFotoperiodismo de la EAF

¿Qué es la fotografía para vos?
Para mí la fotografía es mi forma de expresión. Es mi lenguaje. La manera que encontré de decir, de emocionar, de poder contar los lugares en los que estuve, las historias que viví, la gente que conocí. Contanos brevemente tu larga trayectoria de fotógrafo (algo que los enganche a los chicos) Empecé a trabajar en fotografía a los 20 años en una agencia de noticias, haciendo fotografía de prensa. Corrían los años de la dictadura y para mí la fotografía pasó a ser una manera de militancia política. De lucha contra la opresión de aquellos años terribles. Trataba de mostrar con mis imágenes lo que ocurría en la calle, en las luchas obreras, en el desgarro de dolor de las primeras marchas de las Madres de Plaza de Mayo. En los primeros años de la democracia seguí haciendo fotografía en la calle. Fueron años muy violentos, con intentos de golpe de estado contra el presidente Alfonsín, mucho más luego del histórico juicio a las Juntas Militares. Más tarde ya en los 90, comencé a trabajar en el diario Clarín, como fotógrafo y editor y también fueron los años de mis primeros libros. El primero de ellos con fotos de Ernesto Sabato y luego repitiendo la experiencia con Mario Benedetti. De allí en más nunca abandoné la publicación de mis libros. Creo que por aquellos años me convertí más en un fotógrafo documental. Ya no me apasiona tanto lo que sucede día a día. Estoy más interesado en reportajes más meditados, en contar comunidades, fiestas, maneras de vivir, como lo hice en mi último libro, Destiempos, publicado en 2013.

¿Qué dirías que es lo mas importante de tu obra?
Creo que con la cámara en el ojo siempre sentimos que lo mejor de nuestra producción está por llegar. Pero si logro parar un poco y mirar alrededor de mis fotos, me parece que mi trabajo como fotoperiodista desde los últimos tiempos de la dictadura y los primeros y turbulentos años de la democracia se tradujo en las imágenes más conocidas y emblemáticas que tomé. Todas ellas están incluidas en mi libro Violencias, que quizá sea el más contundente de todos los que publiqué.

¿Cómo fue tu experiencia en exponer en los Encuentros Abiertos?
Magnífica. Siempre me sentí muy acompañado por los curadores y organizadores de los Encuentros y muy bien tratado por el público.

¿Cómo fue tu experiencia en dictar talleres en la EAF?
Muy movilizadora. Para mí la escuela tiene un atractivo casi mágico. Nunca me relacioné dando clases cotidianamente, pero cada vez que me convocan no dudo en participar. Y cada vez que llego siento como si estuviera en casa, un lugar acogedor dónde nada malo puede ocurrir. Dónde la atmósfera es cálida.

¿Qué mensaje te gustaría dejar a los estudiantes de fotografía?
A los estudiantes de fotografía les digo que hay que mirar muchas imágenes, mucha pintura, ver mucho cine y leer mucha literatura para formar una mirada personal y original. Y hay que tener paciencia. Paciencia para fotografiar y paciencia para ir creciendo profesionalmente. Hay que construir de a poco una obra, con lo que uno siente, apartándose de las modas del momento.


Más para ver

Frank Rodick © Frank Rodick

Frank Rodick

Jose Antonio Navarrete

Jose Antonio Navarrete

Roger Ballen © Roger Ballen

Roger Ballen

Humberto Rivas © Humberto Rivas

Humberto Rivas